LA PROTECCIÓN DE LOS ACCIONISTAS MINORITARIOS EN LAS SOCIEDADES

LA PROTECCIÓN DE LOS ACCIONISTAS MINORITARIOS EN LAS SOCIEDADES

 

¿Tienes participaciones en una empresa que lleva dando ganancias durante muchos años y no percibes reparto de dividendo alguno?

Cómo la pura lógica indica, no tiene  ningún sentido que invirtamos dinero en una sociedad sin esperar en un futuro una retribución o reparto de dividendos por ese capital invertido, pero son numerosas las empresas dónde los socios mayoritarios perciben retribuciones de la sociedad, por ejemplo en vía de salario, y en cambio a la hora de votar en Junta el reparto de dividendos toman la decisión por mayoría de no repartir beneficio alguno.

Esta actuación, sólo perjudica a los socios minoritarios pues al aprobarse en Junta el NO reparto de dividendos se ven afectados por una inversión que en nada les beneficia.

Si la Junta no reparte dividendos por razones justas nada podremos hacer, pues existen situaciones en las que los beneficios han de llevarse a partidas necesarias para la viabilidad de nuestra empresa, pero hay en ocasiones que es más por una limitación al derecho de los accionistas minoritarios, ya sea porque no interesa repartirles beneficios o bien por motivos fiscales o de tributación.

Es en este caso, cuando se perjudique SIN MOTIVO O JUSTIFICACIÓN APARENTE a los accionistas minoritarios, es cuando cabe la reclamación judicial y su posible éxito, pues son numerosos los precedentes de Sentencias en este sentido.

Dicho esto, debemos tener presente que el éxito de reclamación judicial, sólo invalida el acuerdo tomado en Junta de NO repartir dividendos, pero en ningún caso puede obligar a la sociedad a repartirlos.

La ley permite que el socio afectado por un acuerdo de la Junta que sea lesivo para sus derechos pueda acudir a los Juzgados y Tribunales, ejercitando la correspondiente acción de nulidad de dicho acuerdo.

No obstante tendremos que tener en cuenta que para el ejercicio de dicha acción judicial tendremos que tener al menos el 1% del capital social (pueden ser accionistas separados o varios accionistas que alcancen como mínimo el 1%).

Sin perjuicio de lo anterior, existen otras opciones que podemos contemplar como la negociación de nuestras acciones y la posible venta de las mismas o bien la espera a la vigencia del famoso artículo 238 bis de la Ley de Sociedades de Capital, que presuntamente entrará en vigor el próximo año 2017, concediendo por ley el derecho de separación a los socios minoritarios cuándo no se repartan los dividendos, siempre que esté más que dotada la empresa de beneficios y hayamos manifestado nuestra negativa al no reparto.

En Reigía Vales Abogados, tratamos continuamente con temas mercantiles de esta índole, asesorando a nuestros clientes en sus intereses y en la mejor opción para ver satisfechas sus necesidades no dude en consultarnos si se encuentra en una situación similar.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR